miércoles, 28 de diciembre de 2016

De cómo ha ido el 2016 lúdico


No soy muy fan de hacer entradas de celebraciones o fechas. No he celebrado ningún aniversario del blog, ni ningún número redondo de seguidores, y aunque sigo las estadísticas, no estoy pendiente de alcanzar alguna cifra en concreto. Tampoco suelo prestar especial atención a los fines de años, los principios de curso o los finales de mes, pero en esta ocasión voy a hacer una excepción y voy a echar la vista atrás para ver cómo ha ido el año en lo que a mi experiencia con el mundillo se refiere.



Las partidas de 2016



510 han sido las partidas echadas en este año, alzándose con el récord. Un año repleto de partidas, de juegos y de buenos momentos. Con altibajos claro está, ya que hay meses con más de 60 partidas y otros donde la media baja considerablemente.
Esto ha sido posible cómo no, a mis grupos de juego, que siempre me ha sido fácil encontrar a alguien dispuesto a jugar en cualquier momento. Pocas veces me he quedado en casa sin plan.

Los juegos jugados en 2016 



180 juegos diferentes donde ha habido de todo. Juegos nuevos, esclavos de la novedad, juegos clásicos, nuevos juegos probados, juegos trillados y que me siguen gustando, juegos que no me han gustado, e incluso juegos que sin gustarme he jugado porque a algunos de mi grupo sí les gustaban... en tantas partidas y tantos juegos cabe de todo.

El juego más jugado de 2016



En cabeza tengo un curioso empate ya que se trata de dos juegos que han salido poco a mesa este año, menos de lo que me hubiera gustado desde luego, pero que cada vez que lo han hecho, han encadenado muchas partidas.
Por un lado, y repitiendo primera posición con el año pasado, Marvel Legendary. Y es que este juego en mi grupo no pasa de moda. Sobre todo porque lo suelo alimentar cada cierto tiempo con alguna expansión, y verdaderamente la última que he comprado, Civil War, es sin duda la mejor de ellas. Le dan al juego una mayor complejidad y te exige más decisiones que las propias de un deck building al uso, ya que ahora aparecen cartas dobles. Los "villanos" (entre comillas porque en muchas ocasiones son súper héroes que se enfrentan a nosotros en el contexto de la Guerra Civil). Con lo que queda de año, seguramente se aupará en número de partidas, pero de momento...
Compartiendo lo más alto del podium, Super Rhino. Ese jueguillo mezcla del UNO y de la Jenga que hace que mi sobrino tenga que subirse a la mesa porque la torre se pone más alta que él y que cada vez que coloca una carta se eche las manos a la cara para evitar ver si se cae o no la construcción. Un juego que aun cuando es divertido jugarlo entre adultos, es otra liga jugarlo con críos.

Los 7 de 10


Solo 7 juegos han superado las 10 partidas este año. Normal con tantos juegos como han pasado por mi mesa, pero siendo crítico, este aspecto es el que me parece más mejorable. Me encanta probar juegos nuevos, o jugar a cosas diferentes, pero un ritmo tan frenético hace que muchas veces no podamos disfrutar de otros muchos tanto como quisiéramos.
Los 7 que han conseguido salir más a mesa han sido los ya citados Marvel Legendary y Super Rhino, Pandemic the Cure, Neanderthal, Star Realms, Toma 6! y Speed Cups. La mayoría de ellos con reseña en el blog porque suelo jugar mucho un juego antes de reseñarlo, aún cuando de un juego nuevo se trate.
Para el caso de juegos con 5 partidas o más, sumaríamos 27 más, lo cual ya está mejor.

El juego del año



De los publicados en 2016 que he jugado, para mi sin duda el mejor ha sido Terraforming Mars. Un juego de cartas donde vamos desarrollando la terraformación del planeta rojo a base aumentar su oxígeno, subir su temperatura y aumentar el agua en superficie. Muchos combos y sinergias con un tema muy bien conseguido que te hace pasar un buen rato.
Sólo lo he jugado una vez, eso sí, por lo que es dificil hacer una valoracion profunda, pero sin duda será uno de los que más espere su publicación en castellano por parte de Maldito Games este año 2017.

El descubrimiento del año



He jugado juegos muy buenos este año, de hecho la grandisima mayoría de los que he jugado me han gustado, por lo que en este apartado podría meter muchos, pero analizando la situacion he tratado de buscar cuál de esos juegos es el más clásico, el más jugado por la comunidad, el más valorado... que yo no hubiera jugado hasta este año, y ahí con el que me quedo es con el Twilight Struggle. La guerra fría hecha juego de mesa. Este año lo he jugado 4 veces, ya que es un juego con muchas limitaciones a la hora de jugarlo, dado que es solo de dos personas (no es el número más optimo para mi en este año lúdico, no así en otros años), que los dos estén dispuestos a pasar unas cuantas horas con la cabeza echando humo y que encima estén cómodos en un tema político.
Especial mención aquí a la última partida que eché con mi mujer, donde me tuvo contra las cuerdas en la que hasta el momento ha sido la partida más larga que he podido jugar, llegando por primera vez a la Guerra Tardía. Sin duda toda esta experiencia favorece a posicionar a este Twilight Struggle como mi descubrimiento del año.

La decepción del año



La decepción del año viene supongo por unas fuertes expectativas. Un juego tipo sand box, espacial, con unas minis de naves bastante aparentes, un tablero espectacular, donde puedes comerciar, cumplir misiones o atacar a otros jugadores si se te da el caso. Puedes hacer lo que quieras. Una edición bastante cuidada, con un gran esfuerzo de una editorial pequeña que está trayendo juegos de un altísimo nivel... pero que para mi ha sido un chasco.
Xia, de Maldito Games, me ha parecido en las 3 partidas que le he echado ( y todas a 3 jugadores "sólo"), un rollo por el entreturno. Siempre que lo he empezado a jugar me ha parecido un juego interesante, pero el hecho de que cada jugador apenas pueda planificar su turno hasta que no va haciendo sus tiradas de dados, hace que sea desesperante el tiempo que pasas mirando como otro lee cartas o mueve su nave. Si a eso le sumas la posibilidad de que tú ya sí tuvieras clara tu estrategia y hagas tu turno en 30 segundos... da como resultado un juego que prefiero dejar en la estantería. Una pena.

Las jornadas



Aquí no he innovado nada. Vuelvo a repetir con las Jornadas de Córdoba, aunque este año hayan sido un descontrol por mi parte. Mucha gente tanto en afluencia de público como en el grupo con el que asistí. Esto deja margen de mejora de organización para sucesivos años, donde tendré que replantearme cómo hacerlo para poder aprovecharlas más aún.
No obstante, este año me lo he pasado muy bien y he saludado a más gente que otros años (es lo que tiene el blog, que te sirve de carta de presentación muchas veces).
Otro evento imprescindible en mi agenda, y también repitiendo, ha sido las Jornadas de Dos Hermanas (Sevilla), donde fui con mis amigos y que suele dejarme siempre un buen sabor de boca. Una organización por parte de la asociación de Queremos Jugar como siempre de chapó.
Y por último, este año se han celebrado las I Jornadas conjuntas entre las dos asociaciones de Huelva de Mentes Hexagonadas y Tierra de Fantasía, donde he estado especialmente implicado haciendo incluso algunas demos y muuuuuchas partidas. Deseando que lleguen las del año que viene tras el éxito de este 2016.

Solo me queda cerrar el año con el deseo de que todos disfrutemos de un 2017 cargado de buenos momentos.
Feliz año a todos lo que leen el blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada